Blografia.net

mayo 20, 2019

Victor Manuel Mtz.

Comunicado de prensa 14 de mayo

Lo comparto aquí porque no lo he visto en línea fuera de FB y no veo que vaya a tener mucho alcance en ese medio por más que sea masivo.

COMUNICADO DE PRENSA

1. La Universidad Pedagógica Nacional, costos y resultados.

La Universidad Pedagógica Nacional nació hace cuarenta años para atender la necesidad de superación profesional de los docentes mexicanos y realizar investigación científica en el campo educativo.

Como resultado de su origen, la UPN adquirió un carácter plenamente universitario y se transformó en una vía de ascenso profesional y social para innumerables maestr@s a lo largo del país.
Sus investigaciones en torno a las problemáticas educativas en el contexto de la escuela mexicana, la profesionalización docente, la filosofía de la educación, la educación indígena, la educación para la paz y la atención a niñ@s migrantes y mujeres así como la eliminación de barreras para el aprendizaje, el empleo pedagógico de las tecnologías de la información y la comunicación en las aulas, el desarrollo del pensamiento histórico, matemático y científico en la escuela son relevantes y han contribuido a que en el seno de nuestra Casa de Estudios se produzca aproximadamente el 40% de la investigación sobre educación en México.

Hoy somos una de las universidades especializadas más importantes a nivel nacional y al menos el 70% de nuestra oferta educativa es de calidad. Por ejemplo, durante tres años consecutivos, la licenciatura en psicología de la educación que ofrecemos ha obtenido el primer lugar de entre las que se imparten en el Valle de México y la licenciatura en pedagogía ha sido ubicada entre los tres primeros lugares en dicha región.

Además, la UPN con la Maestría en Desarrollo Educativo reconocida en el Padrón de Estudios de Posgrado del Conacyt, es una de las pocas universidades públicas que ofrece los estudios de posgrado en educación de calidad.

No obstante estos resultados, la UPN que cuenta con 70 unidades; 208 subsedes y tres universidades pedagógicas descentralizadas, opera con un financiamiento cuyas cifras hablan por sí solas, pues mientras el subsidio federal ordinario por alumno en el Colegio de México alcanzó el $1 262 426.00, en la UPN fue de $8, 888.00.

En el caso de los docentes, en la Universidad Autónoma de Chapingo, el monto ordinario por profesor anual fue de $3 142 641.00 mientras que en la UPN ascendió únicamente a 116 673.00. Este deterioro presupuestal ha conllevado la precarización salarial de sus académicos, lo que se hace más evidente si tomamos en cuenta que, en el año de su fundación, un profesor de la UPN ganaba el equivalente mensual a tres mil dólares y hoy -en los casos con las categorías más altas y por lo menos tres décadas de antigüedad en el servicio- apenas alcanza los mil dólares. (Garrido, S., 2018)
En los años del neoliberalismo la SEP impuso esquemas de estímulos económicos asociados a la evaluación y la productividad individuales mediante el establecimiento de una serie estímulos concursables y no incorporados al salario que en la actualidad son tres: exclusividad; desempeño docente y docencia.

Estos estímulos que no son estables, están regulados por reglamentos internos que las autoridades están obligadas a cumplir y hacer cumplir.

El primero de ellos tuvo en 2018 un monto que osciló entre $170 y $1390 mensuales dependiendo del número de grupos atendidos y el nivel de habilitación de cada profesor.

Por su parte, la beca de exclusividad ascendió a $1000.00 mensuales y el estímulo al desempeño en 2018, tuvo un monto que fluctuó entre tres y siete salarios mínimos. Pero, por supuesto, mientras más alto el nivel alcanzado fue menor el número de profesores beneficiados.

2. La problemática situación actual.

En el año 2018 la situación financiera de la UPN anunciaba ya una crisis -cuyas dimensiones y razones los académicos desconocemos- y que hoy ha hecho eclosión.
En primer lugar, los límites impuestos al presupuesto de la UPN han deteriorado las condiciones de trabajo docente y de estudio de nuestros alumnos.

Con la entrada en funciones de la actual administración con el argumento de solventar el déficit presupuestal, las autoridades internas de la UPN y otras de mayor rango decidieron eliminar el estímulo al desempeño docente a partir de mayo de este año y cancelar de tajo los contratos de académicos interinos.

Ello nos coloca en una situación que no tiene más salida que la apelación a las leyes y normas que nos protegen y que regulan la evaluación del trabajo que ya hemos realizado y que garantizan los montos y plazos de los estímulos que ya hemos ganado como reconocimiento a nuestra labor.
Lo que ocurre con los académicos que cubren interinatos es muy preocupante pues en la Unidad Ajusco, el 30% de las plazas los docentes son interinos pero el resto de nuestras unidades, la proporción abarca entre el 50% y el 70%. Por lo que su eliminación implica, conculcar los derechos laborales de los trabajadores que cubren estas plazas, poner en riesgo las licenciaturas y prosgrados que ofrece la universidad y vulnerar el derecho a la educación de miles jóvenes mexicanos así como la mejora de los perfiles profesionales de cientos de profesores interesados en superarse.

3. ¿Por qué? ¿Para qué? O las incertidumbres del futuro.

Ante estos hechos que mucho nos preocupan, no podemos menos que preguntarnos si el golpeteo contra la UPN tiene alguna razón y obedece a una lógica que no alcanzamos a comprender a partir del discurso ambiguo de nuestras autoridades o simplemente no se ha valorado con justicia la importancia de nuestra institución para el sistema educativo nacional.

Sean cuales sean las causas de las decisiones arbitrarias que hoy nos lastiman creemos firmemente que el silencio puede ser cómplice de las mismas.

Por esta razón damos a conocer a la opinión pública la situación que hoy padecemos y demandamos:
– La regularización financiera de nuestra institución;
– El incremento de nuestro presupuesto para que sea acorde a la cantidad y la calidad de los servicios que ofrecemos;
– El pago de nuestros estímulos en tiempo y forma así como
– La basificación de los trabajadores académicos interinos.

Por la defensa del derecho a la educación de nuestros estudiantes y el respeto a nuestros derechos laborales.

Educar para transformar.

Referencia:
Garrido, S. (2018) ¿De dónde proviene y cómo se distribuye el financiamiento público de las instituciones de educación superior en México?. En: Políticas y prácticas educativas en perspectiva comparada, UPN-SOMEC.

UPN Asamblea de Académicos

mayo 20, 2019 12:58

mayo 16, 2019

Victor Manuel Mtz.

De datos y gráficas

En los últimos días han aparecido un montón de datos sobre la contaminación en la ciudad de México y en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) con esto y la cobertura de los medios nos hemos enterado de cosas buenas, malas y pésimas, de como ha ido cambiando la forma en que se miden los contaminantes y de que hace nuestro gobierno para trabajar con ello, de estas dos me llamaron mucho la atención, una de un medio reconocido, Forbes y otra en Twitter.

Forbes

La de Forbes [1] con un titular por que se antoja a caza clic “Tu carne asada está asfixiando a la CDMX, aún más que los incendios” al leerla hace un buen análisis y presenta argumentos muy buenos, hasta que entra en detalle con lo de la carne asada.

[1]

En la tabla podemos ver de manera correcta las fuentes contaminantes y con subrayado el dato que da nombre al articulo, es decir cuanto aporta el asado al carbón a la contaminación, lo cual podemos ver es un montón y se nota más porque los datos de arriba son de la Ciudad de México y los datos arriba del subrayado son para toda la ZMVM es decir una zoma mucho más amplia y pues no se puede comparar estos datos simplemente… como lo hacen en el trabajo, dicho sea de paso no me percate de esto hasta que fui y busque el documento de donde sacaron la información [2] ya que al copiar la gráfica olvidaron copiar la conveniente nota al pie donde explica esto al final de la tabla.

En Twitter

 

[3]

El de Twitter lo hace el usuario @EulerEquation en varios mensajes pero especialmente este [3] ahora yo supongo que utilizo los datos de aire.cdmx.gob.mx ya que pone como fuente estos así que fui al sitio y los busque [4] lo cual no toma mucho tiempo ya que están en la barra de arriba en la sección datos / partículas, y tenia curiosidad originalmente de ver porque el valor tan alto en una serie tan larga ya que otro usuario ya le había mencionado que debía especificar que estación estaba mostrando o de cuales estaba tomando los datos y presento esta otra gráfica [5] ya intrigado agarre por supuesto excel, ya que en eso estaba trabajando mis datos del trabajo ni se me ocurrió abrir Calc por cierto replicar los resultados es más sencillo en Gnumeric que en LibreOffice Calc y obtuve las dos siguientes gráficas [6] y [7] en la primera selecciono los valores para 2019 y pido que se muestren solo los superiores a 150, digo para pensar en las contingencias, que es lo que da inicio a este hilo y resulta que al ver los datos y no tanto la gráfica los únicos valores presentes, son PST y PM10 dicho sea de paso PST significa Partículas Suspendidas Totales es todo sumado o mucho mas que sólo PM2.5 que era las que nos interesaba en todo caso los remito al catalogo [6] y en la segunda gráfica obtuve los datos que son de 2019 y en la columna parámetro incluyen PM2.5 y los grafique dando mucho más bajo que las otras gráficas… es importante notar que los datos no están al día, ni son en tiempo real la última medición de la serie es del 28 de marzo de 2019.

[5]

[6]

[7]

En fin, ¿por qué hacer tanto ruido con dos gráficas? Bueno en clase tengo con mis estudiantes al menos una sesión donde hablamos de como las gráficas pueden engañar o como uno puede caer en el error al elegir los datos de manera apresurada o por el como se ve la gráfica sin entender los datos y eso, me lo encontré hoy en gráficas del día de ayer y en información muy importante que esta surcando la red y me pareció un buen ejercicio para recordar que no solo es rollo que vemos en el salón es importante saber que información estamos obteniendo y que nos dice.

PS 17 de mayo 2019. Resulta que por la discusión y las gráficas que obtuvimos al graficar estábamos usando los datos de las estaciones [7] que resulta que tienen una periodicidad de un día y en los datos no dice a que hora hacen el corte y suponemos que es el promedio, de hecho esto dice al principio del archivo.

Red Manual
city: Ciudad de México
cityCode: MEX
country: México
mesurementAgency: SIMAT
URL: http://www.aire.cdmx.gob.mx
timeStamp: 1989/01/02 al 2019/03/28
average_interval: 001d

Ya entrado en gastos pues me puse a ver si había mediciones mayores a 150 puntos en PM2.5 y encontré más de las que había encontrado en el promedio diario, ahí fue que me dí cuenta que en el caso de los contaminantes si hay un archivo con mayor amplitud de datos y es el de contaminantes [8] y que su intervalo promedio es de una hora.

Pollutants
city: Ciudad de México
cityCode: MEX
country: México
mesurementAgency: SIMAT
URL: http://www.aire.cdmx.gob.mx
timeStamp: 2019/01/01 al 2019/12/31
average_interval: 001h
version:DT001-IAD-20190424-122436
key: M-VAP8E-XVZ6W-ERD1C-8RP3F

Con este encontré unos datos de horror en enero de este año y seguro que cuando estén disponibles los de mayo encontraremos más cosas que nos pueden quitar el sueño [9].

Nada más para probar hacer las gráficas en gnumeric me estoy dando cuenta que la cantidad y amplitud de los datos que reporta https://t.co/wI0uGTbsVR es diferente dependiendo de los que obtenga uno, en enero si nos fue mal con las PM2.5 cuando este mayo va a ser interesante

— vicm3 (@vicm3) May 16, 2019

Por ejemplo que en enero casi llegamos a 400 en partículas…

Que para PM2.5 haciendo un filtro sólo en enero se supero los 150 ojo estos datos son solo de 2019 y solo hay datos de enero a marzo 28

De hecho me preocupa que muchos que hicimos gráficas no hayamos leído con detenimiento arriba donde viene la descripción de los mismo y que en la tabla es hasta más fácil de interpretarlos que en la gráfica, por supuesto después de aplicar un filtro =>150 sólo PM2.5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] https://www.forbes.com.mx/tu-carne-asada-esta-asfixiando-a-la-cdmx-aun-mas-que-los-incendios
[2] http://www.aire.cdmx.gob.mx/descargas/publicaciones/flippingbook/inventario-emisiones-2016/mobile/inventario-emisiones-2016.pdf
[3] https://twitter.com/EulerEquation/status/1128651226541899776
[4] http://www.aire.cdmx.gob.mx/default.php?opc=%27aKBhnmE=%27&r=aHR0cDovLzE0OC4yNDMuMjMyLjExMjo4MDgwL29wZW5kYXRhL3JlZF9tYW51YWwvcmVkX21hbnVhbF9wYXJ0aWN1bGFzX3N1c3AuY3N2
[5] https://twitter.com/RasYaotl/status/1128728120801075201
[6] http://148.243.232.112:8080/opendata/catalogos/cat_parametros.csv
[7] http://148.243.232.112:8080/opendata/red_manual/red_manual_particulas_susp.csv
[8] http://148.243.232.112:8080/opendata/anuales_horarios_gz/contaminantes_2019.csv.gz
[8] https://twitter.com/vicm3/status/1129114216387010566

mayo 16, 2019 03:03

mayo 15, 2019

Diario de un Mexicano en Japon

4 años desde que mi vida cambió por completo

Han pasado ya 4 años desde que me convertí en padre. El tiempo parace volar, y sin embargo, si me pongo a pensar todo lo que ha sucedido en ese tiempo, también parece una eternidad. No obstante, este año me ha sorprendido mucho el desarrollo de mi hijo, que aunque sé que es normal, no deja de asombrarme.

Parece mentira que hasta principios de año todavía teníamos que ponerle pañal por las noches y que no quisiera hacer popó en el excusado. Había comenzado a ir al “pre-kínder” justo hace un año, pero no se separaba de mi esposa, no jugaba con otros niños, no bailaba. Yo pensaba que la adaptación sería mucho más complicada cuando entrara ya en forma al kínder, pero no, o al menos, no tanto como esperaba. Ahora su rutina es levantarse a las 6:30 AM, desayunar y arreglarse porque el autobús pasa por él a las 7:50 AM, y regresa hasta las 2 PM, y aunque sí ha habido días en los que le es más difícil irse, en general parece ser que la ha pasado bien en su nuevo ambiente.

Jugar con mi hijo nunca ha sido aburrido, pero este año que ha pasado hemos encontrado muchos juegos que hemos podido disfrutar mucho; y no hablo nada más de videojuegos, sino de juegos en donde él usa su imaginación y yo hago cualquier papel que él me pide, pero siempre en español. Los juegos han sido el escenario perfecto para enseñarle nuevas palabras y formas verbales; así, por ejemplo, ya sabe qué es un antídoto, que es que algo “se regenere”, entre otras cosas.

Con todo, sí he de destacar la importancia que él le ha dado a los videojuegos, y de cómo eso ha servido para crear una conexión que, para ser sincero, nunca había experimentado. Para mí, los videojuegos siempre fueron un pasatiempo que disfrutaba solo, pero no porque quisiera, sino porque nadie cercano compartía el gusto. Obviamente cuando me iba con los amigos y jugábamos en casa de alguien podía compartir y hablar de juegos y nadie me veía raro, pero tener a alguien en casa que quisiera de verdad sentarse a jugar conmigo… y por fin le encuentro el gusto a jugar títulos cooperativos, aunque todavía sea yo el que haga la mayor parte del trabajo.

Se vienen muchos retos ahora que él ha comenzado a ir a la escuela, siendo el más grande mantener la constancia con el español. Su japonés es mucho más fluído y variado, pero ahí la lleva con el español también. Me entiende hablando a mi velocidad normal, y me he preocupado mucho por crear un ambiente de “solo español” en casa, no solamente conmigo, sino con las cosas que ve e interactúa: trato de que tenga a la mano material en español, de que pueda agarrar el iPad (ya súper viejo) y pueda encontrar rápidamente contenido en español; jugamos lotería, serpientes y escaleras, el juego de la oca, palitos chinos, y todo eso, aunado con la interacción en los juegos mencionada arriba, parece que están rindiendo frutos.

No lo voy a negar: es cansado, y requiere sacrificio de mi tiempo, pero, como referí antes, creo que vale totalmente la pena.

Una parte de mí quiere que mi hijo crezca rápido para poder compartir muchas más cosas con él, pero otra quiere que se quede como niño, así como está, toda la vida. Mi hijo me ha enseñado muchas cosas, y ha provocado en mí sentimientos que pensé que no tenía. Aun con sus berrinches, sus caprichos, sus enojos y sus llantos, es de las mejores experiencias que le vida me ha ofrecido.

¡Felicidades hijo en tu cuarto aniversario! Todavía te debo lo de andar en bicicleta, pero este año se hace.

mayo 15, 2019 09:33

mayo 08, 2019

Gwolf

Made with Creative Commons (Spanish translation): Copyedits done!

Uff!
Remember almost two years ago I announced on this same blog I would start coordinating a translation effort for the (excellent!) Made with Creative Commons book into Spanish? Having made the vey wise decision to choose Weblate as our translation platform, only four months later and with the collaboration from people all over Latin America, we amazingly reached 100% translated strings only four months later! Not only that — other languages were also started, and Norwegian (coordinated by Petter Reinholdtsen) also reached 100%.

But editting a book is not just a matter of translating it. In my case, as I publish via the National University, the translation had to undergo peer review –as any university-published book would– which took several months (!)
Once we got academic approval for the University to host the edition, resources were approved for our editors to do the style correction reading. And, of course, being us so diverse geographically, our linguistic styles were really not coherent. Some ideological issues appear in the resulting text, which also becomes easily aparent. Plus, not all of us are in the habit of writing — And it also shows.

So, the copyediting process was long and painful for our readers and for me, who incorporated their comments into the source. Oh — Eat your own dogfood: Given we did our translation based on a nice and nifty gettext+DocBook environment... Well, gettext is meant for programming, not for whole texts. I basically did all the copyediting by opening the .po file as plain text. Surprisingly, I broke things very few times!

The process still has many stops in the horizon. But at least I already finished a huge chunk of the pending work. I am happy! ☺

AttachmentSize
mwcc_copyedits_web.jpg277.99 KB
copyedits_web.jpg289.56 KB

mayo 08, 2019 11:07

mayo 05, 2019

Diario de un Mexicano en Japon

16 años – Tratando de romper la burbuja

Siento que cada año que pasa digo lo mismo respecto a mi posición de estar en Japón y de todo lo que he vivido por acá. Sin embargo, nada puede estar más lejos de la realidad. Es cierto que hay cosas que no cambian, pero la vida continúa, y con ella las experiencias nuevas. En pocas palabras: aunque parezca que no, 16 años después de haber llegado a la tierra del sol naciente todavía sigo aprendiendo sobre este país, conociendo su cultura y tratando de adaptarme a ella.

Quería que este escrito saliera a la luz  a principios de abril, pero  circunstancias inesperadas lo impidieron. Dos de los cambios más importantes sucedieron precisamente ahí: mi hijo comenzó a ir al kínder y yo comencé a trabajar en una empresa no japonesa.

Lo primero era ya algo planeado, que vinimos preparando desde hace justamente un año. Todavía me parece increíble toda la serie de cambios que ocurrieron en mi hijo en tan poco tiempo, aunque ciertamente para un niño de su edad un año es un periodo de tiempo muy largo; para ser sincero, el año pasado no creía que mi hijo estaría listo para ir a la escuela (tonto yo), y pasó de ser el niño bueno que todo hace, todo escucha y es siempre obediente, al niño que ya tiene opinión, que dice lo que no le gusta y que se rehúsa a obedecer cuando algo no le parece (no sé cuántos cientos de veces he tenido que decirle “¡mastica!”, “¡come bien!”, “¡recoge tus juguetes!”.

Lo segundo es algo mucho más profundo, que tiene mucho más peso en mi vida.

Quizá para muchos no suene tan relevante ya no trabajar para una empresa japonesa, pero para mí ha sido como volver a ver el cielo azul después de haber pasado mucho tiempo lloviendo: sabía que estaba ahí, pero como no lo había visto en mucho tiempo, simplemente acepté que la lluvia sería perpetua.

No quiero decir con lo anterior que todas las empresas japonesas son malas o estresantes, sino que hay muchas políticas con las que nunca concordaré, así como la forma de hacer las cosas para poder “encajar” y, a la vez, subir la fatídica escalera jerárquica. Me acostumbré, sí, y quizá en el futuro tenga que volver a una empresa nipona, pero volver a trabajar a ritmo de un lugar que no se rige por estándares japoneses ha sido uno de los cambios que más peso han tenido para mí durante mi vida en este país. Por lo mismo, siento todavía ese miedo del que hablaba a principios de abril: creía que Japón me había echado a perder.

Es muy muy muy fácil encerrarte en una burbuja y vivir a la japonesa (obviamente: es la forma de vida en este país), y cuanto más te encierras, más difícil es voltear a ver otras opciones. Japón te ofrece lo necesario para tener una vida decente, sí, pero el precio que se paga en muchos lugares es, a mi gusto, muy alto. Sinceramente, fue cuando supe que realmente tenía oportunidad de obtener el trabajo actual que comencé a preocuparme en serio, a dudar de todo, incluso de mí mismo. Recordaba el momento en el que decidí dar el brinco de Iizuka a Tokio y me preguntaba si otra vez sentiría lo mismo, sobre todo porque el primer trabajo fue como ir del paraíso al infierno. Todavia es muy pronto para emitir un veredicto respecto a mi decisión, pero hasta este momento la considero totalmente positiva, incluso contando el miedo que todavía corre por mis venas.

Tengo que romper esa burbuja.

Me gradué como ingeniero en computación en la Universidad de Guadalajara hace 19 años (orgullosamente CUCEI). Tengo 40 al momento de escribir esto, y aunque encajo a la perfección en la categoría de “chavorruco”, ahora entiendo por qué la gente de mi edad a veces se empeña a sentir y permanecer joven lo más que se pueda. La edad no regresa (por desgracia), pero cada una de las canas que tengo (las cuales ya comienzan a ser bastante notorias) es símbolo inequívoco de lo poco o mucho que me ha tenido que pasar para encontrarme hoy sentado, escribiendo en mi computadora, dentro de una casa que yo rento, y que lo que está dentro de ella es gracias a mi esfuerzo, a mi perserverancia (y a veces hasta arrogancia) y las decisiones que he tomado a lo largo del camino. Hasta hace años, realmente no me caía el veinte de que alguien como yo (minimizándome) pudiera mantener a una familia y proveer de todo lo necesario para vivir. Todavía me parece que fue hace poco cuando vivía solo, que recibía una beca por parte del gobierno, y que lo que más añoraba era que llegara el domingo en la noche para cenar pizza congelada, frente a una televisión de segunda mano, con el calentador puesto (en invierno), en mi departamento en el cuarto piso de un edificio ubicado en un área rural al sur de Japón.

Eran buenos tiempos.

¡Ah! Pero hay algo más que quiero mencionar. Hace mucho comentaba que cuando vine a Japón, de buenas a primeras algunas personas que se decían que eran mis amigos me dejaron de hablar y cortaron toda comunicación. Tristemente, también me ha pasado con gente de este lado del mundo. Entiéndase bien: no hablo de la gente que conocí en Japón y que se regresó a su país origen (México entre ellos) y con la que he perdido comunicación debido a los deberes que cada uno tiene; para nada: esos son amigos y, al menos de mi parte, siempre lo serán). Me refiero a gente que he conocido tanto aquí en Japón como en México, con la que llegué a convivir mucho, y que de repente sin ton ni son me dieron el cortón. Durante muchos años (sí, años) me torturaba pensando qué pudo haber pasado tan grave como para que ni siquiera me hubieran dicho el porqué del alejamiento, sabiendo de antemano que uno no es moneda de oro para caerle bien a todos. Sin embargo, con el paso de los años creo que no me quedó más opción que resignarme y dejar todo como un bonito recuerdo. Al menos cuando vine de México sabía cuál era la razón (envidia principalmente. Yo estaba “viviendo el sueño otaku” – noten las comillas)… Ni modo. Sí me dolió perder comunicación, pero es inútil seguirle buscando.

Como sea, tengo 16 años viviendo por acá. Huelga decir que no soy el único mexicano en Japón, y obviamente hay compatriotas que han hecho más y mejores cosas por acá, y la verdad eso me da mucho, pero mucho gusto. Yo todavía tengo una historia que escribir en este país, y no la pienso dejar inconclusa.

mayo 05, 2019 02:02

mayo 02, 2019

Victor Manuel Mtz.

Totalplay

Y bueno en entrada anterior he mencionado porque me decidí a decir adiós a telmex, en realidad había pocas opciones, Izzi ya lo había probado en 2015 y aunque ya ofrecía sólo internet y a mayor velocidad que entonces, totalplay estuvo disponible en la zona a finales de 2018.

No estaba seguro de cambiarme, hice números y el paquete más pequeño de totalplay era muy cercano en costo al de telmex, me fije entonces que estaba usando 4GB extras en dropbox por una promoción que alguna vez dio telmex, teníamos clarovideo y otras cosas que tenia que mover de telmex.

En diciembre visitamos a Angel y ver Netflix en 4K desde telmex me hizo pensar en porque si mi paquete es el mismo, no da ni los 10 megas que ofrece…

Aún cuando totalplay no me termina de convencer en cuanto a la voz ip que ofrece y no por el servicio que me parece que es bueno, porque sus modems no ofrecen al menos ahora batería de respaldo y al tener una falla eléctrica te quedas sin linea telefónica, a la clausula de 12 meses de para amortizar el costo de instalación y los costos por instalación de extras (nada diferentes de sus competidores) si me preocupaba cambiar de mal a peor.

En febrero un viernes por la mañana me decidí a contratar totalplay y aunque había estado viendo los módulos en elektra y bodega aurrera, tenia el volante y demás no veía ninguna ventaja en contratar con un ejecutivo en persona, así que me anime a marcar al 1800 y después de escuchar las opciones los costos y aclarar un par de cosas pedí el paquete al que ya le tenia el ojo puesto el básico 60mbs, 1 línea telefónica, 619, 569 en pronto pago 200 pesos más caro que telmex 389mxn una línea, 4.5mbs. El ejecutivo de ventas me dijo que ese mismo día se realizaría la instalación, no lo creí realmente, más siendo viernes.

Resulto que como a las tres de la tarde me llamo el instalador que ya se encontraba en mi calle, vimos donde iba a quedar el modem y en un poco menos de tres horas estaba lista la instalación y como el mismo me dijo, nosotros si entregamos el ancho de banda que prometemos, me pidió que probara la conexión y lo hice primero con el celular, que me dijo que probara con una computadora ya que en efecto en el celular sólo obtuve 24mbs, pero como ya estaba yo cansado de otras cosas no hice la prueba con la computadora y el puerto ethernet.

Como nota a parte el cableado telefónico desde donde llegaba originalmente lo extendí desde hace muchos años a otras partes y la red mas o menos se ha extendido usando los extensores que utilizan la red eléctrica para tener dos antenas en dos pisos distintos, durante un mes tuvimos la red de internet utilizándose con totalplay el teléfono con telmex, eventualmente un día me decidí a iniciar la migración del numero telefónico, y al día siguiente sólo necesite cambiar el cable de roseta para estar usando voz ip para mi teléfono, por supuesto había leído primero todo lo referente a este proceso [1]

Hasta ahora todo muy bien, como promoción de contratación me están dando el doble de megas deberían ser 120, pero casi da 196, con esto me di cuenta que si hubiera contratado 100 o 200 megas, ninguno de mis dispositivos hubiera podido conectar a menos que estuviera conectado directamente al modem, como he tenido mi escritorio durante un rato para probar la conexión, resulta que mi router más rápido puede dar 96mbs en su NAT y al parecer fuera del firmware propietario Openwrt y similares tienen problemas con velocidades mayores a 300mbs, en todo caso he activado SQM para el envió de datos, que espero no arruine nuestro uso, ahora esta en 20mbs pero cuando este normal sera de 6mbs un 10% de mi velocidad de descarga.

La diferencia entre lo que entrega Telmex y TP

mayo 02, 2019 09:32

Adiós telmex

Y sucedió, que nuestro paquete de hasta 10 megas, no dio el ancho, lo cual es triste, porque era muy estable la conexión con telmex, en 2015 probamos el Internet de Izzi y aunque entregaba 15 mbs entre semana, de plano a partir del viernes era insufrible de usar en ese entonces nuestra conexión daba 3mbs y en otras zonas ya cumplía con los 5mbs de entonces.

Contrate mi línea en 2003, puedo decir que durante mucho tiempo sólo había internet con telmex, después entro cable, pero requería de teléfono para la subida y nadie más ofrecía el servicio en la zona.

Los primeros quince años no fueron malos, pero los últimos tres, fueron terribles, con el modem techinicolor sufrí horrores al grado de ponerle un disipador porque se reiniciaba mucho y pensaba que era la temperatura y no, era el firmware, me sentí de regreso al pueblo porque cuando llovía o hacia viento la conexión empeoraba y como repetidamente me hicieron saber los operadores, el problema es que en mi zona sigue siendo cobre y ya me encontraba en el máximo de capacidad de la misma, que estaban trabajando en poner fibra óptica y que aunque estaban trabajando arduamente (SIC) no me podían ofrecer un tiempo estimado y que aunque contratara un paquete mayor no aumentaría mi velocidad.

Desde 2015 moví del modem de telmex mi red inalámbrica, la cual creció muy rápido, netflix, youtube y chromecast hicieron que me animara a usar la red inalámbrica también la posibilidad de hacer stream local con chromecast (smbplayer, videostream, vlc + nfs), he visto que la mayoría con 10 megas puede hacer funcionar Netflix sin problema, de hecho usando OpenWRT y SQM pudimos estar un buen rato… con el uso se notó que cuando teníamos 3 dispositivos usando video de la red, aún con SQM no daba el ancho de banda.

En 2018 empezó a acercarse la cobertura de totalplay en la zona, a mediado del año noté que aun par de kilómetros ya había cobertura y para octubre si la memoria no me falla pasaron los carros, seguido de los camiones promocionales.

Hable de la misma forma que lo hice en 2015, su competencia ya ofrece 15 megas, pero para decirles, su competencia ya ofrece 500 megas en la zona, ¿que me pueden ofrecer? Estamos trabajando en llevar fibra óptica a su zona, no tenemos tiempo estimado, bueno ni siquiera tiempo para implementar VDSL :/ entonces en febrero contrate totalplay, no estando muy seguro de si estaba haciendo bien.

PS. Nunca logre ni ellos que funcionara el paquete profesor 24 horas, use todo lo que pude el paquete de dropbox de almacenaje extra, clarovideo nunca me funciono en android correctamente, lo usamos apenas en 2018, y seguro podre agregar un montón de cosas que no funcionaron correctamente o que entre su oferta y su servicio nunca estuvieron al parejo.

mayo 02, 2019 06:53

abril 30, 2019

Diario de un Mexicano en Japon

Reiwa (令和)

Hoy es el último día de la era Heisei en Japón, iniciada en 1989.

El cambio de era en Japón se había dado hasta el momento cuando el emperador en turno fallecía, pero esta vez será diferente: el emperador Akihito no ha muerto todavía, sino que desde el año pasado anunció que abdicaría, un suceso sin precedentes en Japón.

Para los japoneses, un cambio de era es un acontecimiento enorme, más ahora por las circunstancias en las que que se da. Desde que fue anunciado que la era llegaría a su fin el último día de abril de 2019, hubo una serie de especulaciones sobre cuál sería el nombre de la nueva era. No obstante, es el gobierno en turno el que decide cómo se nombrará al nuevo periodo que comienza. El nuevo emperador ascenderá al trono el 1 de mayo, pero el nombre de la nueva era fue decidido  y presentado a principios de abril: 令和 (Reiwa).

Quien quiera que diga que el nombre causó furor está mintiendo. Nadie más que un selecto grupo de integrantes del gobierno sabían cuáles eran los nombres que eran candidatos, y el veredicto final fue dado un par de horas antes de que el nombre fuera presentado públicamente. Luego, cuando el público lo conoció, hubo una reacción común: ¿de dónde lo sacaron? y sobre todo, ¿por qué usar el kanj de 令 (rei)? La respuesta sería dada por el mismo primer ministro media hora después del anuncio oficial, pero obviamente las redes sociales se movieron maś rápido.

Muchas personas en internet, sobre todo extranjeros, incluyendo la prensa, se apresuraron a querer interpretar el nombre basados en conocimientos exiguos de kanji. Aun cuando hubo una explicación oficial, se comenzaron a espacir rumores sobre lo que el nombre quería decir. Explico:

Muy probablemente la palabra que usa ese kanji más conocida por extranjeros es 命令 (meirei), que quiere decir “orden”, “mandato”. Por ello, la interpretación que le dieron al nombre fue la de “armonía por mandato”, “armonía por orden” (el otro kanji, 和 (wa) tiene muchos significados comunes, uno de los cuales es “armonía”), suponiendo que el gobierno quería mandar el mensaje de que, pase lo que pase, se tenía que mantener la armonía en el país.

¡Ah! Pero no nada maś fueron extranjeros los que se aventuraron a dar su interpretación: también hubo japoneses los que le dieron esa connotación.

La explicación oficial del nombre es que se basa en la colección de poemas en japonés más antigua que existe, llamada 万葉集 (Manyoushu). El poema en cuestión es 梅花 (umenohana), y la parte correspondiente a reiwa es la siguiente:

時に、初春(しよしゆん)の月(れいげつ)にして、気淑(よ)く風(やはら)ぎ、梅は鏡前(きやうぜん)の粉(こ)を披(ひら)き、蘭(らん)は珮後(はいご)の香(かう)を薫(かをら)す。

Lo primero que hay que mencionar aquí es que en ninguna parte aparece la palabra “Reiwa”, porque es un vocablo que no existía hasta hace un mes, y los kanji fueron tomados de 令月 (reigetsu) y de 風和ぎ (kaze yawaragi). Otro de los significados comunes de 和 es “suavizar”, y aquí se usa junto con el kanji de viento (風, kaze) para dar el sentido de “brisa”. Ahora bien: el punto importante es la palabra 令月, que quiere decir “Mes bueno para hacer cualquier cosa”, y también “mes próspero”. El diccionario también menciona que es un nombre incomún de febrero.“Próspero” es la acepción (poco conocida, para ser sincero) que fue seleccionada para Reiwa. Y no, no me estoy dando baños de sabiduría, porque yo también ignoraba la palabra 令月 y el significado ya mencionado del primer kanji, pero lo que sí puedo comentar es que conociendo que los kanji pueden tener un montón de significados no me apresuré a querer interpretar el nombre, sobre todo cuando estaba anunciado que habría una explicación oficial.

Aclarado el origen y significado del nombre, vamos al lado de la mercadotecnia.

平成最後

La era Heisei termina, y los negocios no se tardaron nada en explotar los 4 kanji que se muestran arriba. Se leen “Heisei saigo”, y literalmente significan “último de Heisei”; al juntarse con otras palabras se forma la frase “El(la) último(a) xyz de Heisei”. Ahora, echen a volar su imaginación, nombren algún servicio, día o fecha especial como “el ultimo de la era Heisei” y tendrán como resultado una campaña publicitaria exitosa… desde “La última Navidad de Heisei. ¡Hazla especial!”, “La última primera salida del sol del año de la era Heisei, ¡no te la puedes perder!”, “El último invierno de Heisei. ¡Ven a esquiar para no olvidarlo!”… y así síganle. Parece algo sin chiste, pero muchos japoneses no se pueden resistir a la tentación de comprar algo que existe por tiempo limitado o que acontece en un evento como el aquí referido. Cierto: aunque el emperador japonés oficialmente es solamente un simbolo, para muchas personas es una existencia casi divina, una presencia poderosa, pero no hablamos de esas personas, a las que podríamos llamar “devotas”, sino de a los que ni les va ni les viene lo que suceda en la familia real pero se quieren (o en algunos casos se tienen) que subir al tren del mame. 

Cada quien sus gustos y cada quien es feliz a su manera, pero sí llegaba a hartar la mención de “Heisei saigo….” a cada rato y por donde fuera.

Y así como hubo furor por ser lo último de la era Heisei, obviamente también lo hay por ser lo primero de la era “Reiwa”.

Aeon, una cadena de tiendas departamentales y supermercados, hizo una campaña de descuento justo a unos minutos de que el nombre fuera anunciado.

La ciudad de Iruma, en Saitama, ofrecerá 3 regalos a quienes se casen el 1 de mayo: una foto en un capilla, una comida y kyuusu (como tetera para servir el té) acompañado por un paquete de té de Sayama.

Hay agencias matrimoniales como ésta que ofrecen servicios especiales y explicaciones detalladas de cómo casarse el primer dia de la nueva era.

Habrá también programas especiales en televisión para despedir a la nueva era y dar la bievenida a la nueva, aprovechando que el país está en medio de un gran periodo vacacional, que a continuacioń describo:

¡10 días!

Desde que se decidió que el ascenso al trono del nuevo emperador sería el 1 de mayo se comenzó a manejar la posibilidad de tener un periodo vacacional largo aprovechando que es la época de la semana dorada en Japón… y se concretó: el país disfruta de 10 días consecutivos de vacaciones, lo que se traduce como mucha gente en todos lados, mucha gente regresando a sus lugares de origen y mucha gente saliendo del país. 10 días es una cantidad enorme (No, no estoy siendo sarcástico) de vacaciones para los japoneses, y el hecho de que muchos los puedan tomar en forma consecutiva es un acontecimiento enorme, al grado que hay quienes anticipan que el impacto económico será enorme, aunque otros dicen que el mercado de valores está preocupado por tal periodo.

Mientras sean peras o manzanas, la gente que puede descansar lo va a disfrutar, puesto que no hay otro día festivo en Japón sino hasta el día del mar, en julio, así que una vez que esto termine serán semanas de 5 días laborales por un buen rato. En cambio, para quienes trabajar en servicio al cliente estos 10 días serán prácticamente un ir y venir de personas, y por ende días de mucho, mucho trabajo.

Aunque muchos extranjeros (y para los japoneses a quienes no les importa mucho la familia real ni lo que suceda en ella) minimicen la importancia del cambio de era, es indudable que para el país en general es un evento de suma importancia y relevancia, aunque personalmente no sé si deba decir que es “suerte” que vaya a poder decir en el futuro que “estuve en Japón cuando la era Heisei terminó”, pero para estar en sintonía con todo el alboroto que se ha generado, aquí pongo la lista de los eventos más importantes que me sucedieron durante la era Heisei:

Eso sí, como alguien nacido en la era Showa, esos cambios de era pesan en la edad. Ya me voy acercando más a poder decirles que se salgan de mi jardín 😛

Para finalizar, hay un tweet de una persona que, al parecer, le atinó al nombre de la nueva era… hace 3 años. El tweet tiene fecha del 13 de julio de 2016:

明治大正昭和平成令和

違和感ないね!

— しゃん (@syaaaan_) July 13, 2016

Menciona el nombre de las últimas eras en Japón:

y al final dice que “no se siente raro (el nombre)”.

Ya se manejan algunas versiones sobre la veracidad de este tweet, incluyendo la de que el autor es alguien del futuro… ¿La verdad? Nadie sabe a ciencia cierta.

abril 30, 2019 08:21

abril 26, 2019

Diario de un Mexicano en Japon

De cambios de trabajo – Adaptación

Todavía no ha pasado ni un mes desde que comencé en mi nuevo trabajo, pero con eso de que este año en Japón tendremos 10 días de descanso debido a la abdicación del emperador actual, el ascenso al trono del nuevo emperador y el cambio de era (de lo cual ya hablaré en otro artículo), decidí escribir esto ahora; incluso me estoy saltando otros artículos que están en borrador porque le quiero dar prioridad a esto, sobre todo por todo lo que ha implicado.

Como en todo trabajo nuevo, los primeros días son los más pesados emocionalmente. Si bien la carga de trabajo no es mucha y todavía no tienes responsabilidades, toma tiempo asimilar tu nueva posición e ir conociendo a tus nuevos compañeros de trabajo. Todo eso es normal. Lo que realmente me preocupaba era saber si “daba el ancho”, porque la posición que ocupo ahora es mucho más demandante que la de todos los trabajos que he tenido hasta el momento y traía la presión de que si lo que sabía iba a ser suficiente. En resumen: me sentía un fraude, que no “la iba a armar” y que mis habilidades no iban a ser suficientes. De hecho, durante el cambio de trabajo tuve una semana de descanso y la usé para estudiar y repasar un buen de conceptos que traía oxidados. Obviamente no podría repasar todo, pero quería estar lo más preparado posible… me quería sentir como enciclopedia y me aterraba que me fueran a preguntar algo que se supone sabía pero no traía el concepto fresco.

No les miento: el primer día, al firmar el contrato, estaba temblando. Y ese temblor duró prácticamente todo el día. No desapareció el día siguiente, pero sí fue haciéndose menor, y menor, hasta que por fin se fue. No obstante, todavía no pasaba ni una semana y ya tenía asignado un mini proyecto en el que tenía que presentar resultados (aunque fuera preliminares) para la siguiente semana. ¿Podía? si; ¿era mucho?… más o menos; ¿estaba exagerando?… definitivamente no, pues como ya he mencionado arriba, el trabajo es demandante, pero es 100% de mi área y de lo que me gusta hacer, así que, a pesar de todo, eso ha compensado las largas jornadas de trabajo que he tenido.

Empresa no japonesa

Quizá no lo he mencionado, pero mi nuevo trabajo no es en una empresa japonesa, y eso ha marcado una diferencia abismal en mi experiencia laboral por este lado del mundo. En serio: estaba totalmente acostumbrado a las empresas japonesas, a su forma de hacer las cosas, de tratarse con los compañeros de trabajo, de respetar (a manera muy japonesa) a los jefes, y por ende había olvidado lo que es estar en un lugar en donde todo es diferente y tienes que dar todo desde el princpio pero a su vez  también desde ese momento tienes participación, voz y voto. Parte del miedo que tenía era ignorar si me podría adaptar a eso. Permítanme explicarles el porqué. Acuérdense que lo que digo no necesariamente es la verdad universal. Revisen otras fuentes y experiencias para que tengan una mejor visión de lo que aquí comento.

Basado totalmente en mi experiencia (aunque pueden leer muchas otras que les harán ver que las cosas no son tan diferentes), las empresas japonesas son increíblemente improductivas. La cantidad de burocracia que se maneja es increíble, y tomar una decisión, por pequeña que sea, implica tener montones de juntas, correos electrónicos, faxes, y demás. No malinterpreten: hay ocasiones en que las decisiones son críticas y se tienen que tomar con mucha calma. A lo que me refiero es que hay mucha pérdida de tiempo en eventos que podrían ser mucho más cortos y darle velocidad a su aplicación. La mayoría de las juntas a las que he asistido en empresas japonesas podrían haber terminado en entre 20 y 40 minutos, pero se alargan innecesariamente hasta 2 o 3 horas, donde en algunos de los casos es porque una persona venerable necesita como 4 explicaciones, mientras que en la gran mayoría se debe a que quien organizó la junta dijo que duraría 2 horas y pues… como hay tiempo de sobra hay que volver a repasar todo desde el principio (la primera vez que me pasó no lo podía creer). Y no piensen que es divertido estar viendo presentaciones en Power Point donde cada diapositiva está REPLETA, ATASCADA de texto, o mejor dicho, incluye TODO lo que el presentador va a decir, y éste se limita a decir nada más eso y no dar explicaciones a fondo…Ni se imaginan la diversión que uno tiene ahí.

Asimismo, es realmente fácil procrastinar en una empresa japonesa. La “técnica” que hay que aprender es simular que estás ocupado. NETA, no miento. He leído posts en Reddit donde prácticamente es un meme mencionar las técnicas que cada uno tiene para lograrlo. ¿Con qué fin? Simple: que no te avienten el trabajo de alguien más. Aquí dirán: “¡No manches! Sería tu oportunidad para demostrar que sí puedes y ganarte un bono o un aumento”… En un mundo ideal quizá así sería, pero si hablamos de empresas japonesas yo, insisto, basado totalmente en mi experiencia, les contestaría con: “JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA… Nel :(“. El secreto me lo enseñó hace muchos años un japonés que trabaja en el gobierno: si ven que estás “ocupado”, los superiores pensarán que le estás echando muchas ganas a lo que tienes que hacer. Pero si terminas rápido, entonces te avientan más trabajo porque obviamente lo que estás haciendo es muy fácil y necesitas más carga de trabajo para poder quedarte horas extras como la mayoría de los que trabajan contigo. Y si tomamos en cuenta que muchas empresas japonesas basan los aumentos en el tiempo que tengas laborando ahí pues…le quitan la motivación a uno.

Ignoro en este momento si lo he comentado antes (creo que sí, pero vale la pena mencionarlo aquí también): en la empresa anterior una vez terminé una de mis primeras chambas en 3 días, con todo y documentación. Cuando fui a reportarle a mi jefe y éste vio que ya estaba todo hecho, me dijo que había considerado varias semanas para la tarea y que no se la podían entregar al cliente tan pronto porque pensarían que las cosas no se hicieron bien. Me quedé creo que un par de semanas sin mucho que hacer.

En empresas japonesas es, por lo general, más importante demostrar que le estás echando ganas a lo que tienes que hacer que en ser eficiente. Muchas veces un trabajo hecho rápido (y bien) es sinónimo de falta de calidad, sobre todo cuando quien te revisa es alguien chapado a la antigua. Vale más hacer la amistad con el superior, el supervisor y todos los que estén arriba de ti en la escala jerárquica que mostrar tus habilidades y resolver problemas, porque te terminas convirtiendo en eso: en el que saca la chamba a como dé lugar… aunque esto último creo que pasa mucho también en otros países.

Hablando de mi caso, otro detalle de las empresas japonesas en las que he trabajado es que creen investigación es lo mismo que desarrollo; ignoran por completo el proceso de investigación y te evalúan como alguien que nada más desarrolla. y por lo mismo te exigen lo mismo que a ellos. Me di cuenta que hay lugares que mueren por decir que tienen un departamento de investigación pero no quieren invertir en investigación en general. En la primera empresa en la que trabajé en Japón, el dueño puso en mis tarjetas de presentación que yo era un “ingeniero de ventas”, y quería que yo fuera “capaz de manejar esa área y también la de mercadotecnia”. La fantabulosa empresa del post “Luz” me contrató como ingeniero de procesamiento de lenguaje natural pero a los 3 meses me dijeron que no había trabajo de eso y que me iban a evaluar como ingeniero de aplicaciones web; sobre la empresa con la que acabo de terminar relaciones ya hablé un poco en el escrito anterior, pero hubo un periodo muy raro durante el cual iba a sentarme 8 horas sin tener un objetivo fijo ni tampoco libertad para proponer algo nuevo o que ayudara en algo; reportaba cada semana, pero no iba a ningún lado.

He de dejar algo muy claro: soy mexicano (¿a que no sabían? :P) y aunque puedo sonar mamón con lo que digo, soy de las personas que entienden que chamba es chamba y que hay que sacarla como sea. En la empresa anterior la hice de tester, programador, embajador cultural, asistente en la aplicación de exámenes, director de círculo de estudios, representante de la empresa en conferencias, y ya al final una mezcla de 20% investigación, 50% de desarrollador y 30% de sysadmin.

Regresando al punto original: estaba tan acostumbrado a las empresas japonesas que una vez le mencioné a uno de mis mejores amigos de toda la vida que estaba comenzando a creer que yo nada más servía para Japón. No tenía la mentalidad japonesa ni concordaba con ella, pero estaba acostumbrado a la forma de trabajar en Japón que no sabía si realmente mis habilidades servían de algo. Recibí muy buena retroalimentación esa vez y me ayudó a salir de un hoyo en el que, sin saberlo, estaba cayendo más y más. En pocas palabras: inseguridad.

Como quieran y gusten, me aventé al ruedo, consciente de la existencia de mi miedo y un poco escéptico de mí mismo y de lo que soy capaz de hacer.

El resultado apenas se está comenzando a ver. Obviamente el miedo no ha desaparecido, pero saber y aceptar que existe, ha sido sin lugar a dudas una de las acciones que más me ha ayudado en los últimos años. He recibido apoyo aquí en el blog, por parte de amigos en la vida real y por parte de mi familia también (la de aquí y la de México), e incluso de uno de mis nuevos compañeros de trabajo que notó algo al respecto y me hizo unos comentarios que fueron muy relevantes los primeros días en la empresa,. Todo, absolutamente todo eso, ha sido invaluable. Ya no tiemblo, ya voy al trabajo con la mentalidad de enfrentar los retos que se me presenten y no predispuesto a decir que no sé algo; ya hablo, ya discuto, e incluso ya he comenzado a proponer, situación que no habría sido posible en mis anteriores trabajos en tan corto periodo de tiempo. Ya he comenzado a ser yo otra vez, a recuperar de una buena vez lo que las amargas experiencias del pasado me quitaron. Todavía falta mucho, pero creo que el principio de la nueva etapa ha sido indudablemente mejor de lo que me imaginaba (infiérase “lo peor”). Aún hay cosas inciertas, pero me preocuparé de ellas cuando llegue el momento.

Quiero agradecer a todas las personas que me dieron un consejo o dejaron un comentario aquí en el blog. De verdad, han sido realmente de mucha ayuda 🙂

Por lo pronto a descansar todo lo que se pueda en esta semana dorada de 10 días. Mayo será un mes muy pesado, así que tengo que estar listo para lo que viene.

abril 26, 2019 02:58

abril 10, 2019

Gwolf

#FLISOL at Facultad de Ingeniería, UNAM - April 25 and 26 @lidsol @comunidadfi @die_fi_unam @FIUNAM_MX #FIUNAM

After several years of absence, LIDSOL (Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Software Libre) is once again organizing a FLISOL!

And what is a FLISOL? It is the Festival Latinoamericano de Investigación y Desarrollo de Software Libre — An activity that started off as an installfest, but went on to become a full set of conferences. Set of conferences? Yes, because FLISOL happens more-or-less simultaneously (the official date is the last Saturday of April, but there is tolerance for it to happen up to a couple of weeks around it) all over Latin America. This year, FLISOL will be held at different cities in Germany, Argentina, Bolivia, Brazil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Spain, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Rep. Dominicana, Uruguay and Venezuela.

So, besides the install fest that will be continuously happening on tables at the entrance of the auditorium, we will have a very interesting set of talks for Thursday and Friday, April 25 and 26, at the main auditorium of Facultad de Ingeniería (Auditorio Javier Barros Sierra):

A rough translation for the talks (yes, this is aimed at a local audience, but my blog is in English for $reasons ;-) ) follows:

Thursday, April 25
11:00
Hackers and Free Software, the immune system of Internet (Hiram Camarillo)
12:00
The Debian project: Beyond the mother of all distributions (Gunnar Wolf)
13:00
Advantages of communities, and how to contribute (Luis E. Jiménez Robles)
14:00
DeepDream with TensofFlow (Alejandro Hernández)
15:00
Science + Free Software = <3 (Diego Barriga)
16:00
Modbus Protocol: A present risk in Industrial Control Systems (Paulo Contreras Flores)
Friday, April 26
11:00
It's not your friend, it's proprietary software (Paul Aguilar)
12:00
Introduction to Fedora (Efrén A. Robledo)
13:30
Fedora Containers Lab (dockerless containers) (Alex Callejas)
15:00
Programmers sought: How to save the world without dying in the attempt (Irene Soria)
16:00
git + CI + CD = Devops (Andrés Hernández)
AttachmentSize
cartel_flisol.jpg148.81 KB
ponencias_flisol.jpg162.29 KB

abril 10, 2019 06:36

abril 07, 2019

Diario de un Mexicano en Japon

De cambios de trabajo – Parte Tokio

En otras entradas he relatado lo pesado que es cambiarse de trabajo en Japón, sobre todo porque el proceso dura entre 3 y 6 meses. Además, tener el título de 正社員 (seishain, empleado oficial) pesa mucho en la sociedad japonesa porque da el sentido de estabilidad laboral, al grado que muchas instituciones financieras requieren que lo tengas para poder otorgarte un crédito (entre otros requisitos). Por ello, aunado al temor natural que uno siente ante los cambios, los japoneses se la piensan mucho para dejar un trabajo y comenzar en otro desde abajo, incluso si eso significa recibir un mejor sueldo o mejores prestaciones. Algunos incluso prefieren quedarse en una compañía solamente por el nombre o prestigio que ésta pueda tener sin importar que las condiciones de trabajo no sean agradables; lo toman como que es parte de ser trabajador en este país.

Hace unos días escribí respecto a la situación que viví cuando me cambié del trabajo que tenía en Iizuka por venir a uno en Tokio. De la misma manera, en 2012 escribí todo lo que viví durante mi estancia en ese lugar (sinceramente para olvidar). Tuve que aguantar mucho para poder escapar (literalmente) de ese lugar; tomé lo bueno (programación funcional y Scala) y he tratado de deshacerme de lo malo a lo largo de todos estos años, porque sí me afectó mucho y en repetidas ocasiones lo he dicho.

La empresa a la que me cambié en ese entonces era totalmente diferente. Si bien no entré haciendo nada de lo que quería, al menos el trato era como haber ido del cielo a la tierra, y no me importó que mi primera tarea fuera ayudar con las pruebas de un sistema y luego que me aventaran a depurar, o mejor dicho, a reparar, un programa en C# de alrededor de 12000 líneas de código que después entendí por qué nadie quería moverle (código hecho por un contratista, “espagueti”, repetitivo y lleno de bugs, de entre los cuales el más crítico fue encontrar una rutina recursiva larguísima que no tenía condición de salida), ni que en repetidas ocasiones me tuviera que quedar hasta el último tren. El simple hecho de que me trataran como persona hacía una gran diferencia, y sin importar el cansancio me sentía motivado. Pero eso sí: tenía miedo.

Ni siquiera cuando me animé a dar el brinco desde Fukuoka sentí miedo. Nervios sí, pero miedo como tal, no. Todos mis ahorros se fueron en la mudanza y en el viaje, pero no me sentía desesperado. Sin embargo, no tuvieron que pasar meses para que comenzara a sentir temor y perder la confianza en mí mismo. Recuerdo que a los pocos meses de haber iniciado labores en Tokio una amiga de Emi se casó en la prefectura de Oita y yo asistí. Emi todavía vivía en Fukuoka, así que era también un pretexto para vernos. Al dia siguente, cuando Emi me fue a llevar al aeropuerto para regresar a la capital nipona llegamos con muchas horas de anticipación… y me solté llorando. Ya había trabajado en Japón, pero era la primera vez que experimentaba lo que realmente es una empresa japonesa. Sinceramente, quería correr, quería dejar todo, pero sabía que no podía y que. quisiera o no. me tendría que aguantar. No sé qué tan mal me haya visto, pero Emi incluso me dijo que si quería renunciar, lo hiciera, y que mientras encontraba un nuevo trabajo ella me ayudaría económicamente, oferta que obviamente no acepté. Ya todos saben qué pasó después en esa empresa.

A la nueva empresa entré al área de sistemas, donde durante un tiempo estuve errante porque no sabían a ciencia cierta dónde ponerme.  Luego, me pasaron a R&D. Creo que duré poco maś de un año ahí. Después me cambiaron a un área nueva y comenzamos un proyecto interesante. El lugar me proveyó de un poco de la calma que había perdido cuando recién llegué a Tokio, pero el miedo nunca despareció. El trato nunca fue malo, pero era notorio como los japoneses no convivían mucho con los pocos extranjeros que había; no era porque no quisieran, sino porque suponían que queríamos estar entre puros extranjeros. En los eventos de la empresa siempre intentaban poner a los extranjeros juntos, en la misma mesa o en el mismo equipo. Creo más bien que nos respetaban en exceso. No obstante, el miedo estaba presente cada vez que algo nuevo comenzaba. Sentía que no podría dar el ancho con lo que me pidieran y me imaginaba casi siempre el peor de los escenarios. Afortunadamente, el nacimiento de mi hijo me infundió un poco de valentía y serenidad, y, a veces fallando y a veces teniendo éxito, el trabajo salía, y comencé a aprovechar mejor los tiempos libres: repasé mucho, estudié temas nuevos, aprendí nuevas tecnologías. En resumen, me estaba preparando.

Pero el miedo seguía presente.

Platiqué con varias personas respecto a ese miedo. La gente que me conoce muy bien me dijo que el miedo era normal, pero que tenía que dejar de sentirme menos ante las situaciones puesto que, hasta ese entonces, había demostrado que podía manejarlas. “Necesitas creer más en ti”, fue el comentario más frecuente que recibí.

El problema que, al menos yo, tengo es que mucha gente cree que por vivir en Japón, tener un doctorado salido de una caja de cereal y que mi esposa sea japonesa me hacen un “súper hombre”,  y muchas personas llegan hasta a minimizar los problemas o situaciones a las que me enfrento porque “eso no es nada para ti”. No crean que estoy siendo presumido, para nada. Le sufro como todos, a veces más de la cuenta  (o de lo que es necesario).

Regresando a mi situación laboral: a decir verdad, comencé a sentirme a gusto en la empresa. Poco a poco habia ido ganándome mi lugar y a mostrar que podía hacer las cosas sin necesidad de quedarme horas extras innecesarias. La empresa iba por buen camino, estaba creciendo, y yo también. Es cierto que no me imaginaba quedándome en ese lugar para siempre, pero tampoco pensaba tanto en cambiarme… no como en los primeros años. Con tanto movimiento de un área a otra, no veía claro cuál sería mi posición en el lugar, ni tampoco el tipo de crecimiento profesional (y económico) que iba a tener, por lo que sí estuve buscando lugares, haciendo entrevistas, conociendo agencias reclutadoras, etc. Llegué a tener dos ofertas de trabajo interesantes, pero en ambas el problema fue que lo que me ofrecían era menos de lo que ganaba en ese momento. En otro par, había llegado hasta las últimas entrevistas, pero terminaron contratando a japoneses. Hubo otras en las que ni pasé los filtros, y hubo una que me querían poner tal cual de profesor de ML para los del área de sistemas, pero me hicieron un examen de programación en C… y miren que le muevo a C, pero sin repasar es difícil acordarte de algunas cosas, sobre todo en papel. En fin, por una u otra razón nada se concretaba y seguía en la empresa.

Tuvieron que pasar 6 años y medio para que el cambio sucediera, y fue un conjunto de factores, aunados con el alineamiento de no sé qué galaxias, lo que hizo posible que me animara a dar el salto después de tanto tiempo en el lugar. Y creo que será para bien, porque he de confesar que estaba en una zona de confort grande, quizá no al grado de en la que estaba cuando vivía en Fukuoka, pero sí como para tener presente, y en el aspecto económico las cosas no habían cambiado por un buen número de años. Con mi hijo creciendo y los gastos de la casa aumentando “no la iba a librar” tan fácil.

Aun así, el miedo está presente. Pero noto una diferencia ahora en comparación con hace años: estoy aceptando la existencia de ese miedo y estoy intentando que, al mismo tiempo, eso sea el motor que me impulse a crecer como quiero hacerlo. Durante años había estado buscando cómo me quería ver en el futuro, pero no lo tenía claro. Sin embargo, hace algún tiempo comencé a divisar esa figura (aunque todavía de forma confusa), y comprendí que para acercarme a ella y verla mejor era necesario un cambio. Sabía que ese cambio incluiría ese miedo que a lo largo de todos estos años he percibido, pero lo estoy intentando superar. No miento cuando les digo que he sentido como el estómago se me retuerce de las ansias algunos días, e incluso días en los que, tontamente, he cuestionado si la decisión que tomé fue la mejor, pero la única forma de saberlo es haciendo el intento.

Comienzo una nueva etapa de mi vida en Japón a partir de mañana con un nuevo trabajo y nuevas responsabilidades. Y no soy el único: mi hijo también comienza su educación en este país. Así como él entrará en un mundo desconocido, aprenderá, se caerá, llorará y crecerá, lo mismo voy a pasar yo. Tengo miedo, sí, pero ahora acepto que es parte de mí y, salvo su mejor opinión, creo que es el primer paso para deshacerme de él de una vez por todas.

Deséenme suerte 🙂

 

abril 07, 2019 01:58

abril 04, 2019

Diario de un Mexicano en Japon

Karma

Quienes me conocen personalmente o me han seguido aquí o en alguna red social saben que no soy fan del doblaje o traducción de las obras. Llámenme purista, pero si puedo ver o leer las cosas en su idioma original, mejor. Obviamente no hablo todos los lenguajes existentes, pero cuando tengo la oportunidad de disfrutar una obra en su idioma original, lo hago. La razón es simple: por mucho que se intente, siempre se va a perder parte del sentido original. Cierto: a veces es minúsculo y no afecta en gran (o ninguna) medida a la historia original, mas hay ocasiones en las que los detalles que se pierden aportan un “sabor” extra. Y no crean que aun así es posible entender todas las referencias, pero cualquier agregado a una experiencia de por sí buena siempre es bien recibido.

No vayan a pensar que “se me acabaron los frijoles” o “se me cayó el nopal de la frente”. Crecí viendo las caricaturas que pasaban en canal 5, y recuerdo los doblajes de Don Gato y su pandilla, Los Picapiedra, Los Supersónicos, El Pájaro Loco, Dragon Ball, Los Súpercampeones, Gamba, la princesa de los mil años, e incluso el icónico “hogar del pony” de Candy Candy. Entendía y me divertía (o lloraba si es que veía Remi), y en su momento no pensaba en esos detalles perdidos.

Hay adaptaciones que se llevan las palmas de lo cercanas que son al original, incluyendo actores de voz. No malinterpreten: siempre he dicho que el trabajo de los traductores y actores de voz es increíble y loable; es solamente la idea de a fuerzas tener que doblar algo lo que no me cuadra. De ahí que, por ejemplo, sea fan de ver películas de Disney o Pixar directamente en inglés, o monas chinas en japonés, desde hace mucho, incluso desde mucho antes de venir a Japón. Aquí no me preocupo tanto por eso porque la oferta de versiones en inglés de cintas como Avengers es grande y es relativamente fácil encontrar cines que la exhiban. De hecho, ni siquiera en Iizuka sufría tanto gracias a que tenía carro y podía ir al complejo de cines que estaba cruzando las montaña. La única sala de cine que había en la ciudad mostraba por lo general las versiones dobladas al japonés, pero recuerdo que ahí vi Matrix Revolutions en inglés en premier a la media noche. En contraste, recuerdo que la primera película que vi llegando a Iizuka fue en la tele: Star Wars, episodio I, EN JAPONÉS. El ignorante de yo no sabía que cuando transmiten películas acá lo hacen con audio dual… es decir, le podía haber cambiado la voz a ingleś… pero era joven e ingenuo, y tenía poco de haber llegado a Japón, aunado al hecho de que la primera tele que compré había salido defectuosa y había sido una gran prueba para mi japonés llamar para que la fueran a revisar y me la cambiaran por una que sí sirviera.

Lo mismo pasa con los pocos discos (DVD, BluRay) que compro: busco las versiones en inglés para las obras originalmente en ese idioma y en japonés para lo que se refiere a caricaturas japonesas. ¿Cómics? Sin cambios: prefiero leer algo como Civil War en inglés, Dragon Ball en japonés y Condorito en español (era mi cuento favorito cuando era niño). No soy de ver mucho películas en casa, pero cuando lo hago me gusta disfrutarlas tal como me gusta.

Centrémonos precisamente en obras visuales: cine y televisión.

Pensar en ver una película o serie con doblaje en español siempre ha sido un “no” en el momento en el que sé que puedo entender el idioma de la obra original. Lo mismo sucede con doblajes en inglés de títulos japoneses, aunque durante un tiempo hubo una excepción a la regla: Ranma 1/2 en inglés. Cuando ignoraba mucho del japonés y apenas tenía nociones básicas del mismo vi mucho de Ranma, y consideraba buenas el trabajo en inglés y me quedé con esa idea durante muchos años… hasta que después de mucho tiempo tuve la oportunidad de ver capítulos en japonés ya sabiendo el idioma. Me di cuenta de esos detalles que menciono más arriba. Insisto: no es que no aprecie las “localizaciones” de las obras, sino simplemente un gusto muy personal.

Todo seguía igual hasta que me convertí en padre en Japón.

Mi hijo es mexicano, por lo que tiene que hablar español de una forma u otra. Al principio no pensé mucho en la creación de un ambiente totalmente en español en casa y pensaba que con algunas películas seria suficiente, pero no. Obviamente mi hijo tiene mucha mayor exposición al japonés, y me he visto haciendo de todo para poder hacerlo ver series o películas en español, Los BluRay de Pixar que compré hace muchos años para mí afortunadamente tienen doblaje al español y por primera vez he visto películas como Toy Story, Cars, Coco, Encontrando a Dory y demás, en español. Conseguir películas de Disney con doblaje en español latino no es tan complicado cuando Amazon existe y las obras lo contienen, pero como mencioné antes, puras películas no son suficientes porque si no estoy yo con él, se enfada a los 10 o 15 minutos.

Configuré Netflix en español y al menos algunas de las series que ve sí tienen ese idioma, pero no todas. Incluso tengo una VPN para ver Netflix de otros países, pero como todos saben lo delicado que es el servicio respecto a acceso a contenido de otros países el acceso no es fácil ya que aunque pueda entrar un día con un servidor, al siguiente ya lo bloquearon y tengo que cambiar la configuración en el router hasta que encuentre uno que funciona.

En Youtube se la pasa viendo videos en japonés y de vez en cuando en español. No le molesta ver cosas en español, pero prefiere lo que está en japonés, y no he encontrado videos en español que se asemejen a lo que le gusta ver en japonés.

A lo mejor fui demasiado ingenuo en años anteriores, pero sinceramente nunca me imaginé que andaría buscando (y a veces rogando) que una obra tenga doblaje en español y que sea español latino. Nunca minimicé el trabajo de los traductores y actores de voz, pero he comenzado a creer que todo esto es parte del karma que se me está regresando por no ver cosas en español aunque sea después de haber visto las cosas en inglés o japonés. Pero no crean que ni así dejo de criticar: el otro día encontramos capítulos de Crayon Shin chan con el doblaje que se usó en México y me quedé cuadrado cuando escuché las voces y los cambios de nombre. Mi hijo me pregunta por qué Tooru Kazama se llama “Cosmo Kazama” en español, aunque le da risa el nombre; lo mismo con Misae (Mitsi), Musae (Mitsu) y Himawari (Daisy). No obstante, agradezco muchísimo que haya trabajos de estos incluso con todas las criticas que alguien como yo pueda emitir.

abril 04, 2019 11:06

abril 03, 2019

Diario de un Mexicano en Japon

De cambios de trabajo – Parte Fukuoka

Llegué a Tokio en agosto de 2011, es decir, casi 2 años y medio después de que me sacaron a patadas haberme graduado del doctorado. Quienes han seguido mi blog desde por ahí de 2008 más o menos estaban enterados de cómo estaba mi situación laboral en ese entonces debido a que llegué a comentarlo brevemente. Lo que nunca conté en ese entonces fue cómo estuvo el proceso del cambio y de lo que tuve que pasar, aguantar e investigar para que todo sucediera de la mejor manera. En su momento no quise escribir al respecto porque pensaba que no era apropiado, pero al pasar el tiempo y adquirir más experiencia me di cuenta de que no era una práctica tan rara en Japón y que quizá esa experiencia podría servirle de referencia a alguien más. La idea no es quemar a alguna persona o institución en particular, sino más bien a las prácticas que en algunos lugares de Japón son todavía relativamente comunes (aunque ciertamente ilegales).

Primero que nada, creo que hay algo que tengo que dejar en claro: cómo fue que me quedé trabajando en una pequeña empresa en un área rural de Japón, donde normalmente no había ese tipo de trabajo. La historia no es nada bonita ni loable. Yo más bien lo llamaría “buena suerte”. Años después entendí mucho de lo que sucedió y por qué. Pero vayamos por partes:

Cuando estudias un doctorado mucha gente cree que ya eres una eminencia en tu área, pero la realidad es que aunque es cierto que has tenido tiempo de estudiar más que otras personas, sigues siendo un estudiante, y como tal, necesitas una guía. Tu supervisor debe cumplir esa función, pero con todo y guía, se supone que estás intentando encontrar una solución a algo que hasta ese momento no la tiene, por lo que a final de cuentas, en ese específico tema, el experto es uno mismo, y durante el transcurso de los años de doctorado tratas de empaparte del tema, de sacar ideas e implementarlas, documentando todo, tanto las que sirven como las que no; al final, un grupo de sinodales evaluará lo que hayas hecho, y si consideran que tus ideas e implementaciones son valiosas y aportan algo nuevo, te dan el visto bueno para que comiences tu proceso de graduación.

Obviamente el párrafo anterior no necesariamente es la verdad universal, pero es una interpretación de lo que es el ideal de estudiar un doctorado. Lamentablemente, no en todas las ocasiones sucede así por lo que quieran y gusten, y en Japón me he percatado de que la situación es más frecuente de lo que pensaba.

En el pasado escribí respecto a mi último año en la universidad, cómo fue el cambio de asesor, su ceremonia de retiro y la fatídica tesis. Muchas veces que he usado la expresión de que mi doctorado me salió gratis en una caja de cereal hay gente que pregunta por qué lo digo de esa forma, y la razón está resumida en esos 3 escritos. Cierto, cuando recibí la noticia de que sí me iba a poder graduar me alegré, pero no al grado que yo quería, y así lo plasmo en el podcast que grabé para “celebrar”. Haber conseguido el trabajo fue un alivio en su momento, pero después de muchos años mi esposa me hizo ver un detalle que no había considerado. Explico:

La empresa que me contrató era un startup. Tenía ya algunos años de existir, y al parecer su producto pintaba para vender mucho más. Esta empresa construyó un motor de búsqueda para documentos en japonés y lo estaba principalmente a empresas. La idea que originalmente ellos tenían al contratarme es que yo aportara mis conocimientos para mejorar el producto y quizá sacar uno nuevo. De la misma forma, luego me enteré que la empresa tenía un proyecto extra de creación automática de resúmenes de texto en japonés, el cual era en realidad su punto fuerte, más allá que el motor de búsqueda. Al conocer (de oído) la tecnología que manejaban me emocioné, porque sabía algo de motores de búsqueda gracias a mi amigo el tico, y los resúmenes de texto es un tema que siempre me ha llamado la atención. Sonaba entonces lógico que quisieran contratar a alguien como yo… o el tico. Sí: cuando me llamaron para conocerme y platicar informalmente, también llamaron a mi amigo de Costa Rica porque él les había hecho un proyecto hacía algunos meses. Fue una conversación de como una hora, en la que estuvo presente mi antiguo asesor porque él había invertido en la empresa. Esa presencia no la entendí en el momento, pero fue precisamente lo que mi esposa me explicó años despueś: mi asesor se retiró sin importarle lo que le pasara a sus tres estudiantes de doctorado, pero, conmigo al menos, se medio excusó presentándome y recomendándome en esa compañia para tener trabajo una vez que me graduara. Era como su forma de decir “Para que no digas que contigo no cumplí”. Pensé durante algún tiempo lo que mi esposa me dijo, y en efecto, viéndolo en retrospectiva, nunca volvi a tener contacto con el asesor después de eso, y el dueño de la empresa mencionaba frecuentemente el agradecimiento que seguramente yo le tenía al “sensei” tanto por todo lo que me enseñó como por darme la oportunidad de estar ahi. Sí, claro…

La verdad es al principio no pensaba en aceptar la oferta aunque me llamara mucho la atención lo que ellos manejaran, pero cuando vi que era muy probable que no me pudiera graduar, y que aunque lo hiciera de cualquier forma no tendría entrada de dinero (porque la búsqueda de trabajo se comienza a hacer un año antes de graduarse), acepté después de negociar el sueldo. Después de todo lo que pasó para graduarme, al menos era un respiro saber que tendría algo extra una vez que mi época como becado terminara.

El caso es que después de graduarme entré a trabajar ahí. Un día antes, el que iba a ser mi jefe me llamó por teléfono y me dijo que llegara al día siguiente a las 9 de la mañana vestido de traje… porque me exigieron ir formal y cortarme el pelo. El traje en si no me molestaba porque me gustaban y en México solía vestir formal de vez en cuando, pero deshacerme de la greña sí fue un trago amargo. En su momento escribí respecto al trabajo, de qué trataba a grandes rasgos y como se sentía estar ahí. Poco a poco me fui acostumbrando, pero los primeros 6 meses no me quisieron revelar su tecnología por miedo a que me la fuera a robar y vender en otro lado. Yo veía que hablaban mucho el dueño, mi jefe y clientes potenciales, pero no me incluyeron en esas pláticas sino hasta que hubo transcurrido medio año desde mi ingreso. De ahí en delante la situación mejoró, y para el segundo año ya tenía yo horario flexible, servidores controlados, y hasta había propuesto un refactoring a todo lo que rodeaba a su motor de búsqueda (porque nunca quise meterme a discutir su tecnología patentada). Sin embargo, también comencé a caer en un letargo: notaba que no estaba creciendo, y con las restricciones que el dueño me ponía era difícil proponer ideas porque a final de cuentas se hacía lo que él quería, estuviera bien o mal.

Estaba con sentimientos encontrados: por una parte, ya me había ganado la confianza suficiente para poder estar solo en la empresa desde las 7 AM y tenía todo bajo mi control, y lo mejor era que no hacía horas extras; a las 4 PM ya estaba libre, y a las 4:10 a más tardar estaba ya en mi casa. Tenía casi el resto del día para mí solo: me iba a correr o a nadar, me podia ir después al cine o a las arcadias, o podía jugar con mis consolas. etc. Y por otro lado sentia que si no me movía llegaría el punto en el que todo eso desapareceria y me arrepentiría por haberme dejado seducir por la comodidad que estaba teniendo. No obstante, el detonante que me motivó definitivamente a moverme de ahí fue que no recibí un buen aumento a principios del tercer año aun cuando mi desempeño habia sido mucho mejor que el del año pasado. Había estado aguantando el bloqueo de las iniciativas que tenía, que ignoraran muchas de mis críticas, y el tener que implementar todo lo que al dueño se le ocurriera, pero cuando no vi resultados reflejados en el sueldo, entendí que ahí ya no estaba creciendo desde hacía un buen rato y que simplemente estaba viviendo de la comodidad de la situación. Fue cuando comencé a buscar trabajo en Tokio, con los resultados que ya todos conocen.

Pero lo maś difícil en ese entonces fue el proceso de la renuncia.

Después de que acepté el trabajo en Tokio, se me cocían las habas por presentar mi renuncia, sobre todo porque ya tenía también definido el día que comenzaria a laborar en la capital nipona. Pensaba en hablar directamente con el dueño, exponerle mis puntos y anunciarle que a mediados de julio de 2011 dejaría la empresa. No sería raro que pidiera hablar a solas con él, ya que en repetidas ocasiones lo había hecho. Para no entrar en detalles aquí, le presenté mi renuncia y no fue bien recibida del todo. Se me cuestionó el porqué no lo había consultado antes de tomar le decisión (literalmente me dijo que debía haberle dicho algo como “Oiga, ¿sabe qué? Como que tengo ganas de renunciar”), y no quedamos en mucho ahí. También me exigió que le dijera dónde seria mi nuevo trabajo, pero no lo hice. Lo interesante fue a partir del siguiente día.

El dueño llegó pidiéndome que firmara un papel en donde yo prometía que no haria ningún trabajo referente a mi área durante 5 años. Él lo tomaba como el tiempo necesario para prepararse en caso de que yo fuera a otro lugar y revelara sus secretos. No necesito decir que no firmé en ese momento, y cuando le pregunté qué esperaba que hiciera si no podía trabajar en mi área, su respuesta fue simplemente “cambiarme a otra área”, e incluso el jefe sugirió que me moviera a programación de videojuegos. Necesitaba saber si podía hacer algo al respecto y me llevé el papelito so pretexto de pensar las cosas durante algunos días, pero mis intenciones eran otras: asesoria legal.

Consultar a un abogado en Japón generalmente cuesta entre 5 y 10 mil yenes por una sesión de 30 minutos, y en caso de que se tome el caso, de ahí se generan otros gastos y honorarios. No obstante, en muchos lugares del país existen programas mensuales en los que abogados se presentan en alguna institución y se les puede consultar gratis durante media hora. Fukuoka no era la excepción: investigué y en la siguiente sesión fui a platicar con uno. Le mostré el papel y le expliqué la situación. Una vez que hube terminado, el abogado me dijo que en primera instancia no tenía por qué decirle dónde iba a trabajar, y que el papel que me había dado no era legal aun cuando lo firmara, porque legalmente no podía restringir los lugares de trabajo que yo podía escoger. Me dijo que lo podía firmar porque a final de cuentas era un papel nulo, pero recomendó ignorarlo; además, mencionó que si me seguían presionando lo fuera a consultar otra vez a su despacho y esa consulta también sería gratuita.

La siguiente vez que hablé con el dueño de la empresa le dije que no firmaría nada, y que había consultado a un abogado y que sabía que lo que me pedía no era legal. Su reacción cuando mencioné “abogado” fue sorpresiva, pero calmada. Me dijo que él también tenía abogados y que si a ésas íbamos pues que todo se resolviera en una corte. Yo, como buen ignorante de las leyes en Japón, no supe qué hacer más que volver a ir con el abogado al que había consultado. Él me insistió que todo era legal, y que si me demandaba, él entraría en acción. No me quiso cobrar nada por la consulta, pero yo insistí diciéndole que era su tiempo y que si no me cobraba sería más difícil volver a consultarlo. A final de cuentas, me cobró 3000 yenes, los cuales gustosamente pagué.

El toma y daca de los abogados, demandas y demás siguió por algunas semanas. Pasara lo que pasara yo ya había anunciado mi renuncia y mi último día de trabajo. Si el dueño y mi jefe no querían cooperar para que la transición de tareas fuera lo más sencilla posible, ellos iban a ser los más afectados. Con todo, el dueño seguía insistiendo que firmara el papel, al grado que el abogado (al que consulté un par de veces más) me dijo que firmara sin miedo puesto que ese papel no tenía ningún valor legal porque lo que estipulaba no era posible bajo ninguna ley. La insistencia de la firma fue tan grande que le llegué a pedir al abogado que hablara directamente con el dueño. Me contestó que si él se movía, entonces iban a generarse honorarios bastante caros y que no me lo recomendaba porque realmente no lo necesitaba; que firmara y que me olvidara del asunto, pero que si me llegaba una demanda lo llamara inmediatamente sin hacer nada más. Confiando en su palabra, finalmente firmé el dichoso papel, pero nunca le dije cuál era la compañía en la que iba a trabajar. Sin embargo, y aun a sabiendas de que el papel era nulo, durante un tiempo me estresó muchísimo el simple hecho de tenerlo.

Lo que aprendí de la experiencia:

Debo aclarar que, aun con todo lo que pasó, a fin de cuentas todo quedó en buenos términos. El dueño me hizo una fiesta de despedida muy buena.

Años después, tuve contacto con esa empresa cuando tuve que pedir una carta de recomendación para los documentos que piden en el programa de repatriacioń del CONACYT y el dueño amablemente la extendió. Todavía años después el mismo dueño me volvió a contactar para ofrecerme trabajo, ya que quería que yo fuera el que lidereara a un equipo para la siguiente parte de su proyecto, pero me negué a hacerlo. Hice un mini proyecto de documentación que fue debidamente remunerado, pero no tanto por el dinero, sino porque éste se generó debido a que el que era mi jefe lamentablemente falleció de repente, y también como agradecimiento por la carta de recomendación. El dueño me consultó un par de veces y yo le brindé asesoría sin cobrarle nada, e incluso recibí un regalo de su parte cuando nació mi hijo, Pude haberme negado a ayudarlo, pero recordé que uno nunca sabe cuándo se va a volver a necesitar algo, y aunque es cierto que hubo diferencias y stuaciones complicadas mientras trabajé ahí, siempre reconocí que me ayudaron mucho (sobre todo cuando entré a trabajar con ellos), y que al final del día todo es parte de ser profesional.

abril 03, 2019 03:08

abril 01, 2019

Gwolf

Debian @ Internet Freedom Fesitval #internetFF

Today, we had a little get-together of DDs in València, Spain, with some other DDs.

Most of us were here to attend the Internet Freedom Festival (IFF), plus Héctor and Filippo, who are locals. We missed some DDs (because in a 2500+ people gathering... Well, you cannot ever find everybody you are looking for!) so, sorry guys for not having you attend!

Sadly, we have no further report than having enjoyed a very nice dinner. No bugs were closed, no policy was discussed, no GRs were drafted, no cabals were hatched.

AttachmentSize
deb_iff.jpg2.97 MB
deb_iff_mini.jpg180.18 KB

abril 01, 2019 11:07

marzo 26, 2019

Gwolf

Many random blurbs on Debian

I have been busy as hell this year. I might have grabbed a bigger bite than what I can swallow – In many fronts! Anyway, sitting at an airport, at least I have time to spew some random blurbs to The Planet and beyond!

Voting
We all feared when no candidates showed up at the first call for DPL. But things sorted out themselves as they tend to (and as we all knew that would happen ;-) ), and we have four top-notch DPL candidates. It's getting tough to sort through their platforms and their answers in the lists; the old-timers among us have the additional advantage of knowing who they are and probably having worked closely with some of them. I am still drafting my Condorcet ballot. It won't be an easy task to completely rank them!
DebConf 20 and world politics
For personal and selfish reasons, I am very, very happy to have a reason to go back to Israel after over two decades. Of course, as everybody would expect, there is a bothering level of noise that's not going to quiet down until probably late August 2020... DebConf has often taken controversial turns. Israel is not the toughest one, even if it seems so to some readers. And... Well, to those that want to complain about it — Please do understand that the DebConf Committee is not a politically-acting body. Two bid submissions were presented fully, and the Israeli one was chosen because its local team is stronger. That is probably the best, most important criteria for this conference to be successful. No, it's not like we are betraying anything — It's just the objective best bidding we got from completely volunteer teams.
DebConf 19
What are you waiting for? Register! Submit a talk! Pack up and get your ticket for Brazil!

I'd better get moving, the plane might be getting some ideas about taking off.

marzo 26, 2019 04:03

marzo 24, 2019

Victor Manuel Mtz.

Scrapy Circuits

Ayer en el boletín de noticias de hacedores.com venia una nota traducida del sitio https://scrappycircuits.com el cual no es más que tomar sujeta hojas y junto con cuadritos de cartón usarlos como bloques básicos para trabajar con electricidad, la semana pasada asistimos al dia arduino y la pasamos muy bien, pero un experimento que eligió D de hacer un circuito en papel, utilizando tiras de papel de cobre con adhesivo no resulto de lo mejor porque era muy fácil romperlas y una lata solucionar la continuidad, cuando vi esta idea no pude dejar de probarla así que hoy en la mañana pasamos a Office depot compramos una caja de sujeta hojas marca propia 9.95 mxn, utilizamos el led y la pila de reloj del kit del día arduino 30 mxn, unos clips, un pedazo de cable UTP que andaba por ahí tirado y logramos un mejor circuito para prender nuestro led verde.

Nuestro tiradero al armar

El resultado

marzo 24, 2019 05:15

marzo 23, 2019

Diario de un Mexicano en Japon

Sequía

Sin temor a equivocarme, creo que éste es el periodo de tiempo más largo que he pasado sin escribir aquí. La diferencia con las veces anteriores es, además del tiempo, el hecho de que lo tenía previsto; sabía que las cosas se iban a poner pesadas desde principios de año, pero debo reconocer que ni yo esperaba que fueran así.

¿Qué pasó?

Por principio de cuentas, tuve una situación de salud delicada en casa. No yo, sino mi esposa. Todo pasó muy rápido. Hubo que tomar medidas un poco más “avanzadas”, pero a fin de cuentas todo salió bien.

Por lo anterior, también tuve la visita de mi suegra durante un par de meses. Y aunque no fue por paseo o recreación, sí debo decir que es una enorme ayuda tener a alguien que ayude con mi hijo cuando hay que concentrarse en otros detalles que, en su momento, requieren de toda la atención que se les pueda dar. La presencia de alguien de la familia fue, en pocas palabras, un respiro entre tanto que se tenía uno que mover y de las precauciones que se debían tomar.  No obstante, obviamente tenía que pasar tiempo con mi hijo; lo disfruto al máximo, siempre lo he dicho, pero durante este tiempo sí fue un poco maś dificil y estresante.

Además, todo lo antes mencionado se juntó con mi actividad de cambio de trabajo. En efecto: estuve en entrevistas desde noviembre del año pasado; entre proyectos, discusiones y nerviosismo por ver si podría obtener el puesto (y al mismo tiempo un aumento de ingresos totalmente necesario), al final la empresa si decidió contratarme. Esto lo detallaré en otro escrito, que espero que no pase tanto tiempo para que vea la luz.

Por más que quería escribir en el blog, sencillamante el tiempo no me lo permitía. Tenía algunos momentos libres, cierto, pero no eran los suficientes para sentarme y dejar que las palabras fluyeran, ni tampoco estaba en la mejor situación para sentirme insipirado, o mejor dicho, con ganas. Publicar artículos aquí es una actividad que disfruto mucho, pero también ya ha referido con anterioridad que un escrito toma tiempo; a veces nada maś tengo la idea en el cuaderno, a veces tengo anotaciones de algo que no quiero que se me pase escribir, y a veces un tema me toma meses porque tengo que leer o investigar algo y luego plasmarlo de tal forma que quede conforme con la redacción (miento… nunca quedo conforme).

Lo que más me dolió respecto al blog durante este tiempo fue que una vez escribí mucho, muchísimo, para publicarlo, y sin embargo tuve un lapsus brutus y lo borré… Mi memoria me decía que lo había dejado guardado en algún servicio en la nube, pero no era así. Era un escrito detallado sobre mi primera transición laboral de este lado del mundo. Lo voy a publicar, solamente que tengo que volver a escribirlo todo desde el principio.

Sí he estado al pendiente de los comentarios y los he estado respondiendo. No obstante, si alguno se me pasó, háganmelo saber. Siempre contesto todo lo que me preguntan, pero con tantas cosas que traía en la cabeza, no me sorprendería que algo se me haya pasado.

¿Qué sigue ahora?

Primero, mi vida va a cambiar mucho a partir de abril. Seguiré en Japón, y ahora sí parece que a mediano o largo plazo. Mi hijo está por entrar al kínder, y al menos en lo que a eso respecta, no me pienso mover de aquí en los 3 años que cursará ahí. Luego, mi cambio de trabajo, del cual estoy con una mezcla rarísima de sentimientos: hay días en los que siento que me va a ir bien y que voy a poder con todo, pero hay otros en los que me paso todo el día con miedo e incertidumbre de si realmente voy a poder, y la “bonita” presión de que si fallo, nos quedamos en la calle.

Puede sonar tonto, pero ese miedo realmente existe. Tampoco es la primera vez que lo siento: cuando me cambié al trabajo que estoy a punto de dejar, estaba igual; no en la misma magnitud, pero sí era la misma mezcla de sentimientos y pensamientos. Siempre me han gustado los retos, pero desde que me convertí en padre, le “entro” con más “precaución” a las cosas porque mi hijo depende 100% de mí (mi esposa también, pero ella puede trabajar) y eso se traduce en miedo, y al mismo tiempo en apoyo mental (tengo miedo de fallar, pero no puedo fallarle a mi familia). Y eso muestra otra faceta de mi personalidad: tiendo a exigirme mucho, muchísimo, y nunca estoy a gusto con lo que hago. He mencionado antes que aprendí a detenerme, voltear y ver el camino que he recorrido, y lo he hecho. Ayuda muchísimo a tranquilizarme, pero también me quedo con la idea de que ya es pasado, y de que eso fue lo que me puso en ese momento, así que solamente hay que ver para adelante y entrarle al toro por los cuernos.

El ritmo de vida va a cambiar también: con mi hijo yéndose muy temprano a la escuela y yo entrando a trabajar mucho más temprano que antes, los horarios se van a recorrer. Por lo tanto, tengo que tomar decisiones sobre a qué hora puedo hacer qué cosa, especialmente porque el tiempo que podré pasar con mi hijo se verá reducido, y eso es lo que quiero maximizar a como dé lugar.

El blog claro que sigue. No esta abandonado ni mucho menos, sino que simplemente hay situaciones que requieren una prioridad mayor que la que éste pueda tener. He seguido respondiendo correos a quienes me escriben directamente y he pasado tiempo respondiendo comentarios; ahora nada más me falta comenzar a escribir de nuevo en forma.

Agradezco mucho a las personas que pasan por aquí y se toman el tiempo de leer lo que a lo largo de casi 15 años he dejado plasmado. Ya casi cumplo 16 años de haber llegado a Japón, y volver a leer artículos que escribí hace 5, 10, 12 años es como un portal que me permite ver y recordar qué estaba haciendo y pensando en esas épocas… Lo que me recuerda que a lo mejor ya estoy senil 😛

Aquí sigo, con menos tiempo y menos pelo (no es broma), pero viviendo, disfrutando y criticando a una sociedad que se convirtió en mi segundo hogar… aunque no hay nada, NADA, que supere unos tacos al pastor de algún puesto (entre maś perros, mejor) y unas buenas tortas ahogadas.

marzo 23, 2019 09:57

marzo 05, 2019

Gwolf

Mob justice and extreme violence in Copilco Universidad — @Alcaldia_Coy @CopilcoUniv @CopilcoVecinos @manuelnegrete22

Some days ago I read a piece of news that shocked me at different levels: Three blocks away from my home, and after being "unclearly" denounced for harassing a woman, a guy was beaten to death. Several sources for this: El Diario MX: Por acosar a mujer lo golpean hasta la muerte; El Siglo de Torreón: Asesinan a hombre por presuntamente acosar a mujer en Coyoacán; Zócalo: Matan a hombre en Coyoacán; Milenio: Por presuntamente acosar a mujer, golpean y matan a hombre en CU.

Of course, when anybody cries for help, it should be our natural response (everybody's!) to rush and try to help. However, stopping an aggression is a far cry from taking justice in our own hands and killing a guy.

Mob justice is usually associated with peri-urban or rural areas, with higher socioeconomic margination and less faith in authority. Usually, lynching mobs generate a very bad and persistent name to wherever said acts of brutality happened. While I don't want to say we are better than..., it shocks me even more to have found this kind of brutality in the midst of the Universitary neighbourhood, at a very busy pedestrian street, at all times (this happened somewhat after noon on Thursday) full of teachers and students.

Not only that. The guy who was attacked was allegedly a homeless guy, in his mid 20s. Some reports say that after the beating took place, he was still alive, but when the emergency services arrived (30 minutes later!) he had died. We are literally less than 200m away from Facultad de Medicina, and hundreds of students and teachers walk there. Was nobody able to help? Did nobody feel the urge to help?

If this guy was a homeless person, quite probably he was weak from malnutrition, maybe crossed with some addictions, and that's what precipitated his death. But, again — This raises other suspicions. Maybe he was pointed to by some of the store owners that wanted to drive him away from their premises? (he was attacked inside a commercial passageway, not in the open street)

Also... While there is not much information regarding this attack, I'm quite amazed almost no important local (or even national!) media have picked this up. We are less than 1Km away from the central offices of Grupo Imágen! This is no small issue. Remember the terrible circus raised around the Tláhuac lynches in ~2005 (and how Tláhuac still carries that memory almost 15 years later)? What is the difference here?

No attack on women should be tolerated quietly. But no lynchmob should be given a blind eye to. This deeply worries and saddens me.

marzo 05, 2019 06:03